¿Existen riesgos al fumar cigarros electrónicos? (Parte 1)

¿Existen riesgos al fumar cigarros electrónicos? (Parte 1)

Los datos están presentes, no hay forma más congruente de conocer los riesgos que existen al vapear que compararlos con los daños que provoca el fumar cigarrillos convencionales

Actualmente, el consumo de tabaco es la principal causa de mortalidad evitable en todo el mundo. Según la Organización Panamericana de la Salud ningún otro producto es tan peligroso ni mata a tantas personas. Según sus estimaciones cada año mueren cuatro millones de personas en el mundo por enfermedades relacionadas al consumo del tabaco, lo que equivale a una persona cada 10 segundos.

La OPS calcula que para el término de 2020 el tabaco se habrá convertido en la causa del 12% de todas las muertes a nivel mundial. Con este porcentaje superará los números que el de las muertes causadas por VIH/SIDA, tuberculosis, mortalidad materna, accidentes automovilísticos, homicidios y suicidios en conjunto.

Hablando particularmente de México, en menos de dos décadas el número de fumadores incrementó de nueve a 14 millones de personas, por lo que en promedio las enfermedades asociadas al tabaquismo matan a más de 53 mil personas cada año, un promedio de 147 al día, lo que representa el 10 por ciento de las muertes nacionales.

Por si esto fuera poco, la edad de inicio es cada vez menor. Además, el consumo en las mujeres también ha incrementado hasta alcanzar casi el de los hombres, y no sólo esto, sino que más de la tercera parte de los habitantes de México están expuestos al humo del tabaco (en el centro del país es casi la mitad).

Debido a estas cifras crecientes en todo el mundo, diversos países, incluido México, se han empeñado en encontrar soluciones para reducir el consumo del tabaco y reducir los números de muertes a causa del cigarro lo más posible. Una de esas soluciones, aunque no es aceptada en la mayor parte del mundo (México entre esos países) es el cigarrillo electrónico, que ha tenido un camino un tanto tortuoso para poder posicionarse como una alternativa oficial. ¿Por qué? Por los riesgos que supone su consumo, según autoridades mexicanas, mismas que, según Animal Político, ofrecen como única opción para los fumadores el dejar de fumar. Nada más, sin ofrecer ninguna otra alterniva.

Por ello, a continuación te presentamos cuáles son los verdaderos riesgos del consumo de cigarrillos electrónicos en comparación con el consumo de cigarrillos convencionales.

1.- Vapear es menos del 95% menos dañino que fumar cigarros convencionales

Según el estudio Nicotine without smoke.Tobacco harm reduction. A report by the Tobacco Advisory Group of the Royal College of Physicians, realizado por el Royal College of Physicians (Colegio Real de Médicos), si bien en el vapor de los cigarros electrónicos se detectaron algunos elementos presentes en el humo de tabaco, el riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con el tabaquismo es muy bajo. Ahí afirman que aunque aún no es posible cuantificar con precisión los riesgos a largo plazo asociados con los cigarros electrónicos, los datos disponibles sugieren que vapear es hasta 95% más saludable que fumar tabaco tradicional.

Incluso, la misma Organización Mundial de la Salud (OMS) ha aceptado que el desarrollo de nuevos productos de tabaco, incluidos los cigarrillos electrónicos, que sean menos tóxicos y/o adictivos podría ser parte del enfoque integral para reducir las enfermedades y muertes provocadas por el tabaquismo.

2.- Más de cuatro mil sustancias químicas en el cigarrillo, contra cuatro de líquidos para vapear

Está comprobado que el cigarro convencional contiene más de cuatro mil sustancias químicas para poder tener una experiencia placentera al fumar, de ellas, al menos 250 son nocivas y más de 50 causan cáncer. Entre las más peligrosas está el amoniaco, arsénico, butano, cianuro, formaldehído, metano, cadmio, monóxido de carbono, alquitrán, benzeno, radón, fenol, acetona, metanol, níquel y polonio, entre otras muchas sustancias peligrosas.

Contrario a lo que sucede con el líquido utilizado para vapear, que tan sólo contiene propilenglicol (o Glicol de Propileno), saborizantes y glicerina vegetal, todo de grado completamente comestible. Un ingrediente más, y por lo que se le considera como una alternativa para dejar de fumar, es la nicotina, que se maneja en diversos grados, dependiendo de las necesidades del vapeador, e incluso se puede conseguir sin nicotina y a base de solo glicerina vegetal.

3.- Enfermedades confirmadas por consumo del tabaco y las "confirmadas" por vapear

Para mayo de 2019, la UNAM recogió como dato que alrededor de 60 mil personas fallecieron (entre 165 y 180 defunciones al día) como consecuencia de enfermedades asociadas al consumo del tabaco. El fumar daña casi cada órgano del cuerpo y sistema de órganos del cuerpo y disminuye la salud general de la persona.

Es bien conocido que fumar causa diversos tipos de cáncer, como el de pulmón, esófago, laringe, boca, garganta, riñón, vejiga, hígado, páncreas, estómago, cérvix o cuello uterino, colon y recto, así como también leucemia mieloide aguda.

Sin embargo, fumar también causa enfermedades del corazón, apoplejía, aneurisma de la aorta, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), diabetes, osteoporosis, artritis reumatoide, degeneración macular relacionada con la edad y catarata. Además, empeora los síntomas de asma en adultos y quienes fuman presentan un riesgo mayor de padecer neumonía, tuberculosis y otras infecciones de las vías respiratorias.

Asimismo, fumar causa inflamación, debilita la función inmunitaria y dificulta más que la mujer quede embarazada, así como presentar mayores riesgos durante el embarazo, mientras que el hombre puede presentar mayor riesgo de disfunción eréctil.

Por otro lado, en 2019, California, Estados Unidos, recogió datos sobre supuestas muertes asociadas al vapeo. Desde junio de ese año, recibieron reportes de 90 personas con un historial de vapear fueron hospitalizadas por presentar problemas respiratorios severos y daños al pulmón, mientras que dos fallecieron. En Estados Unidos, han habido 500 reportes de daños al pulmón presuntamente relacionados con el vapeo.

Sin embargo, cabe resaltar que casi todas las personas que presentaron daños al pulmón afirman que vapearon THC y CBD, que son productos del cannabis, en cartuchos, ceras, aceites y otras formas normalmente asociadas a la vaporización pero ningunas aptas para introducir en un sistema de vapeo (cigarros electrónicos). Algunas otras personas reportan haber vapeado sólo nicotina, mientras que otras aseguran haber vapeado una combinación de productos de nicotina y cannabis.

A pesar de todo, hasta el día de hoy no hay estudios que comprueben que haya daños a los pulmones por el uso del cigarro electrónico, pero se conoce que varias personas que fueron diagnosticadas con daño al pulmón dijeron haber obtenido los productos del cannabis en tiendas no autorizadas o de otros individuos. Los productos para vapear vendidos por minoristas no autorizados no han sido sometidos a pruebas y pueden contener ingredientes dañinos.

Por ello, si queremos continuar impulsando al vapeo como una alternativa para que los fumadores dejen el cigarrillo convencional, el llamado es consumir equipos y, sobre todo, líquidos en tiendas especializadas y de renombre donde ofrezcan productos de marcas reconocidas, para evitar que haya daños a personas que consuman productos de dudosa procedencia y que, de paso, estos casos de "enfermedades relacionadas al vapeo" afecten a un mercado que puede salvar vidas.

Si bien, no tenemos la cura para todas las enfermedades provocadas por el tabaquismo, tenemos la prevención como alternativa. Si conoces a alguien a quien consideras que esta información le es de ayuda, por favor, compártele este artículo.

CONTINÚA LEYENDO EN LA SEGUNDA PARTE DE ESTE ARTÍCULO

0 Commentarios